Dr. Renny Yagosesky

 

Cuando se trata de lograr objetivos, de producir o de desarrollarse, existen dos posiciones existenciales definidas y contrastantes entre las cuales podemos elegir: la mediocridad o la excelencia.

Orientarse a la excelencia significa comprometerse con brindar como trabajador lo mejor que podamos dar, expresando un alto compromiso y evitando quedar atrapados en las excusas y las actitudes y conductas facilistas.

Conceptualmente, defino excelencia como “la capacidad de usar lo mejor que tenemos para lograr lo mejor que podemos”. El término excelencia puede asociarse con calidad, abundancia y resultados sobresalientes.

Cuando hablamos de un empleado excelente estamos señalando que se trata de alguien cuya actitud y resultados exceden las expectativas, lo que se espera de él/ella. Lo que hace y cómo lo hace suelen destacar favorablemente.

Contrario a la excelencia está la mediocridad. La mentalidad mediocre hace referencia a actitudes y conductas como: resignación, apatía, indolencia, victimismo, y también baja calidad e ineficacia. En este caso la persona hace las tareas incompletas, tarde o mal, evita los retos y muestra un débil compromiso con la empresa y sus metas.

Por lo general, nos convertimos en profesionales mediocres por causa de baja autoestima, aprendizaje de hábitos negativos, falta de refuerzo positivo y ejemplos sociales inapropiados.

Para saltar de la mediocridad a la excelencia hay que decidirlo, asumir que hay algo que se quiere y se puede mejorar. Además, es necesario tener metas claras y motivantes, contar con una estrategia racional que sea factible de realizarse, verse a uno mismo como una persona capaz, actuar de manera sincera y comprometida, y realizar esfuerzos pequeños y sostenidos hasta desarrollar hábitos positivos que nos permitan lograr y evolucionar. Los excelentes han aprendido a aprender, no se quedan estancados y son difíciles de desanimar. También podemos imitar a los excelentes, pues modelarlos nos ayuda a ser como ellos.
Pensemos en estas reflexiones y avancemos paso a paso en el desarrollo de la mentalidad y la praxis correcta que permite ingresar a la lista de los mejores en el mundo laboral, lo cual exige querer ser mejor, hacer lo mejor y lograr lo mejor.

 

Gracias por leerme.

 

About Author

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.