Cliente sobre grindr llega pegando a mi paso

Era su primera oportunidad en Nueva York, la de esas noches sobre veranillo en las que el calor con facilidad se empina por acerca de las 30 grados. No obstante habia anterior al completo el conmemoracion recorriendo Manhattan y estaba cansado, tenia ganas sobre sexo. Sin embargo nunca estaba dispuesto a montar de caceria a un bar. La sola idea de vestirse, recibir un taxi e comenzar el ritual sobre conquista, lo desanimaba.Fue alla cuando recordo una nota en la New York Magazine, en la cual hablaban sobre Grindr, una nueva empleo Con El Fin De celulares que se valia de la proximidad de unir hombres buscando sexo. Mismamente, hace cuatro anos de vida, Nicolas inicio su trato sentimental mas larga, su “pololeo” con Grindr. Su primer coincidencia fue la misma noche que descargo la app. El, un abogado chileno de veintitantos, ni tan cartucho ni tan libertino, nunca habia visto una cosa similar. Era un ambiente superficial en el que la preferible apariencia, la mas sexy, la mas importante, se llevaba el premio.

Habia fotos sobre caras, torsos desnudos, varones rubios, morenos, maduros desplazandolo hacia el pelo jovenes, todos a un unico click de distancia.

Sabiendo que estaba en una ciudad en la cual ninguna persona lo conocia, inicio el primer roce. Le hablo a un arquetipo rubio que estaba a unos metros del seccion en el que se alojaba en Williamsburg. Era un treintanero alto — circuncidado, deportivo asi­ como versatil, Conforme decia su descripcion—. Intercambiaron fotos sobre cara, luego sobre cuerpo humano asi­ como al final desnudos. a los dos les gusto lo que vieron y no ha transpirado coordinaron la citacion.

Nicolas estaba nervioso pero aun de este modo recorrio las 400 metros que lo separaban de el seccion sobre Richard. “I’m ok for you”, le pregunto en su ingles de sitcom cuando le abrio la camino. Richard le respondio con una sonrisa asi­ como lo invito a entrar a su seccion. Era un musico de Carolina de el Sur que habia llegado realiza poco a la poblacion asi­ como, a ojos sobre Nicolas, las fotos que habia enviado no le hacian equidad. Estaba en mucho conveniente estado corporal asi­ como su epidermis y pelo tenian ese lustre dorado caracteristico de la costa californiana. Detras de unos minutos sobre chachara trivial tuvieron sexo. Despues, se despidieron y nunca mas se volvieron a ver.

Nicolas regreso a Santiago, volvio a su trabajo y no se despego mas sobre Grindr, una uso que hoy tiene mas de 4 millones de usuarios en cerca de 190 paises. Debido a la novia ha conseguido decenas sobre encuentros sexuales y ha popular la mayoridad sobre lo hoteles cinco estrellas sobre Santiago, pero ahora quiere un poquito mas. En la actualidad esta empecinado en dar con el apego en Grindr. “Si a otros les ha consecuencia ?por que a mi nunca?”, se duda entretanto abre la uso apoyado en la su escritorio sobre la agencia.

Tras un poco sobre amor

Grindr bien nunca solo brinda sexo, Actualmente Asimismo dedicacion amor. Quizas es por motivo de que el 77% de sus usuarios reconoce que desea casarse alguna ocasion, aunque lo cierto es que son cada vez mas los que consiguen demasiado mas que un one night stand.

Eso fue lo que le paso a Camilo, un arquitecto sobre 26 anos de vida que luego de acostarse con diversos de sus “vecinos” de Grindr encontro an uno que se transformo en su pololo.

El aniversario que conocio a Pablo, Camilo siguio basicamente la misma rutina sobre siempre. Eran cercano de estas dos sobre la madrugada de un sabado desplazandolo hacia el pelo estaba un escaso aburrido en la barra sobre un club gay sobre Bellavista. Habia coqueteado sin exito con ciertos chicos y no ha transpirado Con El Fin De colmo, el que mas le gustaba se agarraba a otro en un rincon. Con el ego herido y no ha transpirado algunas copas en el cadaver, abrio Grindr asi­ como empezo an investigar.

Despues de descartar an algunos que estaban en su vecindario, a cinco kilometros sobre trayecto, se encontro con P. que buscaba “sexo ahora”. La cosa fue muy rapida, se intercambiaron las fotos, Camilo tomo un taxi y unos 20 min. despues del primer Hola, estaba en su hogar. P. que a esas alturas ya era Pablo, un ingeniero comercial de Vitacura.

Los dos estaban lo suficientemente excitados igual que para saltarse todo clase sobre conversacion, asi que han sido sin intermediarios a la cama. Incluso el momento Camilo seguia repitiendo una dinamica que conocia a la prototipo, sin embargo alguna cosa cambio con Pablo. Esa noche, a diferenciacion sobre lo que solia elaborar cada percibe que tiraba con alguien de Grindr, no regreso a su casa, sino que se quedo a descansar con Pablo. “Esto seri­a quimica” se dijeron a la manana sub siguiente cuando desayunaron juntos.

Luego de ese primer encuentro siguieron otros, invariablemente sexuales. Seguidamente vendrian las salidas al cinema, las clases de yoga y no ha transpirado para terminar el pololeo. “Para mi, emprender una relacion en Grindr, seri­a casi igual a esa publico que conoce a alguien en un bar, se acuestan y despues resulta que se gustan asi­ como Incluso se casan”, dice Camilo.

Asi que, nunca le da verguenza relatar que conocio a Pablo por esa a traves de. “Igual no le cuento a cualquier el universo, No obstante si me preguntan lo digo y no ha transpirado inclusive risa me da”, reconoce.

El caso de Sebastian seri­a un poquito distinto. Con 27 anos de vida y una exitosa carrera igual que disenador, continuamente sono con encontrar al “hombre perfecto”, pero nunca llego sino inclusive que aparecio Grindr. El era uno de esos que usan la aplicacion de conocer amigos.

La primera citacion con Alejandro fue en un cafe sobre Lastarria a fines de septiembre del anualidad ayer. Se juntaron un miercoles a las siete de la tarde, lo que le dio bastante poco tiempo para arreglarse. Llego cinco minutos antes sobre la hora y no ha transpirado alli estaba Carlos, un bronceado de piel canela diez anos de vida mayor. No obstante era la primera ocasii?n que se veian, se conocian muy, por motivo de que su conexion habia comenzado una cuantas semanas detras, una noche en la que las dos se sentian solos desplazandolo hacia el pelo mas que sexo, querian charla.

Sebastian llego un poquito nervioso. Carlos le gusto sobre inmediato asi­ como, igual que le suele suceder en esas situaciones, lo saludo un poco atolondrando. Se sento cara a el y comenzaron a ponerse al aniversario con los cosas de estas que ya habian http://www.datingranking.net/es/omgchat-review/ conversado via Grindr. Ese dia nunca hubo sexo. En intercambio quedaron de ver la pelicula ese identico viernes.

Fue en la segunda cita cuando se acostaron por primera oportunidad desplazandolo hacia el pelo desde ahi no se han separado. Su comunicacion se ve promisoria, pero el unico problema es que a los 2 les averguenza admitir que se unieron por medio de esta red de contactos sexuales. Mismamente que cuando los consumidores les pregunta, inventan que se conocieron en la fiesta o que los presento un amigo.

Adicta a Blendr

Con Grindr igual que pionero, el comercio de las apps brinda decenas de pi?ginas sociales que usan la geolocalizacion para los que buscan empresa. Estan Blendr desplazandolo hacia el pelo Tinder, para heteros; Miumeet, para todo el mundo o Scruff, Con El Fin De osos, eses homosexuales algo regordetes desplazandolo hacia el pelo peludos.

About Author

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.