Todos los seres humanos somos portadores de un cerebro, que es el eje rector de todos nuestros pensamientos, sensaciones, emociones y conductas. Gracias a este órgano extraordinario de menos de kilo y medio de peso, podemos disfrutar de las bondades de las llamadas “funciones superiores”, como: memoria razón, juicio, percepción y lenguaje.

El descubrimiento de la neuroplasticidad, capacidad del cerebro para cambiar con las experiencias, ha probado que pese a la edad, un cerebro puede ser entrenado y modificado. Cada cerebro es diferente porque las vivencias van dejando su marca en nosotros y creando una identidad neuronal exclusiva, que no tiene copia.

Hay varias estrategias que pueden ayudarnos a tener un cerebro sano, activo y eficaz. A continuación la descripción de lo que podemos hacer para optimizar la respuesta de este fascinante órgano.

Lo primero es tener metas y mejor todavía si son retadoras. Las metas retadoras que nos hacen imaginar que lograremos algo bueno,  incremental el flujo de dopamina en el cerebro y no solo nos hace sentir bien sino que sirve de combustible para avanzar hacia el logro.

Lo segundo es el enfoque. La energía mental va directo hacia los lugares en los que enfocamos a atención. La idea del “multitasking” es más una ficción pues los resultados son mejores cuando priorizamos y nos concentramos en una cosa y luego en otra.

También la repetición es buena estrategia para memorizar y dominar cualquier dato o tarea. El cuento de que si lo hago bien de una es mejor, es falso. La repetición hace que más neuronas sean reclutadas para una acción y que sea mayor su dominio.

La emoción es un cuarto factor de gran importancia. Todo pensamiento o tarea que se despliegue o ejecute acompañado de una emoción tendrá más poder y vigencia. La motivación es clave para que los recursos cerebrales se activen. Walter Germain lo denomina “pensamiento emocional”.

La visualización ha probado tener un gran poder activador del cerebro y se usa para auto-motivar, potenciar la memoria, activar el deseo e incluso para curar enfermedades. Se cuenta que  «Jim» Thorpe,  atleta estadounidense que ganó medallas de oro olímpicas en 1912, en pentatlón y decatlón, estaba sentado en silencio y cuando le preguntaron que por qué estaba allí aislado en vez de estar entrenando en la pista, respondió: “primero estoy ganando la medalla aquí en mi mente para después ganarla allá”.

La relajación es capaz de poner el cerebro en un estado altamente creativo, como han demostrado los meditadores budistas y los  creadores de métodos de aprendizaje acelerado como el método Lozanov, que han demostrado que bajo  relajación profunda inducida con técnicas respiratorias y el apoyo de música barroca, se puede potenciar 5005 la velocidad de aprendizaje.

Si vemos el cerebro como una máquina de alto rendimiento que es maleable y modificable, y si practicamos las recomendaciones aquí sugeridas, sacaremos mejor provecho de los recursos de los que hemos sido dotados. Solo requerimos la decisión y esfuerzo disciplinado y  constante. Gracias por leerme. Twitter: @doctorrenny

About Author

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.