EL PRECIO DEL ÉXITO
Dr.Renny Yagosesky

Podemos asumir sin temor a exagerar, que en mayor o menos medida todos queremos tener éxito. Sin embargo, cualquiera puede entender que no es lo mismo desearlo que lograrlo.

Generar los resultados deseados no es un are que todos dominen, pues alcanzar metas en las diversas áreas de la vida: salud, relaciones, productividad, formación y/o espiritualidad, impone ciertos requisitos que no muchos están dispuestos a cumplir.

Y es que tal y como dice el refrán: “no hay comida gratis”. Para ver el arcoíris hay que abrir los ojos, las olas gastan energía para llegar a la playa, el músculo se hace fuerte con el ejercicio, mientras más grande es el bocado, más veces hay que masticarlo. Ningún animal se mata a sí mismo para que otro coma, primero tienen que perseguirlo y cazarlo. Todo impone una inversión, un riesgo, un precio.

Algunos parecen lograr más y más fácilmente. Unos porque son acertados al elegir sus metas, otros porque tienen más talento o saben influir mejor en los demás. Y hay también quienes se toman las cosas más en serio o tienen la fortuna de estar rodeados de circunstancias más favorables.

Se entiende aquí que éxito se refiere a la capacidad de una persona para alcanzar de manera consciente y estable sus metas personales. Cuando se logra decodificar las reglas del entorno y se conocen y usan los recursos personales adecuadamente, es posible desarrollar una tendencia de éxito personal.

En cuanto a “pagar el precio”, me refiero a hacer lo necesario para lograr lo que se desea, sin dejar de considerar que cada comportamiento genera consecuencias en quienes nos rodean. Para algunos se trata de aprender más, ser más organizados, más determinados, o más hábiles para relacionarse. También podría tratarse de tener que asumir mayor iniciativa o disponer de una más resistente voluntad. Depende de la meta, el tipo de persona y las circunstancias.

Se requiere además, superar las tendencias de autosabotaje que bloquean el logro, como: inseguridad, indefinición, inconstancia, mala estrategia o  tendencia al conflicto en las relaciones.

Decidamos pues lo que queremos y caminemos por la vida listos para pagar el precio de eso que anhelamos. Y si las cosas no salen bien, recordemos, las palabras atribuidas a Menelao: “No todo es para todos en todo momento”. Gracias por leerme.

El Dr.Renny Yagosesky es Ph.D en Psicología, Lic. En comunicación Social, Conferencista y Escritor

 

About Author

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.