LA MENTALIDAD DE GANADOR
Dr. Renny Yagosesky

Desde hace miles de años el ser humano ha intentado descubrir el perfil, las características que definen a las personas que destacan, que resaltan, que se muestran como ganadores sociales. Esos que no se conforman con poco ni se dejan vencer por las adversidades eventuales de la vida. Hoy sabemos que existen pautas mentales, emocionales y conductuales que los caracterizan. Veamos cuáles son esas cualidades que os hacen personas excepcionales.

Ambición: El rasgo principal de los ganadores es su ambición, su deseo de llegar más alto, su afán de vivir «en primera clase». Su mirada está puesta en lo mejor posible, en la excelencia. Los perdedores tienen mentalidad resignada, y baila «al son que le toquen». No tiene metas claras ni deseos elevados. Mientras menos esfuerzo deba hacer mucho mejor.

Vocación: El ganador sigue su vocación. Hace lo que le gusta y va tras de aquello que le realiza, por lo que su accionar lo hace verse como «como pez en el agua». El perdedor suele estar fuera de contacto consigo mismo, trabaja por dinero por lo que disfruta poco lo que hace. Su vida es un eterno lamentarse por lo que no es.

Determinación: las personas exitosas con mentalidad de ganador, son esencialmente determinadas. Tienen claridad de lo que buscan y una decisión definitiva de alcanzarlo. Muestran garra, confianza en sí mismas y no son fáciles de desanimar. Los perdedores carecen de esa actitud resuelta. Más bien son indecisos y posponen por lo que les cuesta lograr lo que desean.

Confiabilidad: Los ganadores son personas confiables que se esfuerzan en quedar bien y en cumplir su palabra. Para ellos la responsabilidad es un valor esencial que no quieren traicionar. Los perdedores viven llenos de excusas y no se toman las cosas en serio.

Aprendizaje: Otra de las cualidades de los ganadores es su afán de aprender y mejorar. No temen reconocer sus errores y valoran todo lo que los lleve a superarse en lugar de ocultar las fallas, lo cual es típico de los perdedores.

Entusiasmo: La mentalidad de ganador incluye el entusiasmo como pauta emocional estandarizada. Su estilo emocional es contagioso pues emanan energía y deseos de actuar. El perdedor vive con rostro agrio o abatido, su vida es signada por el pesimismo y el miedo, referencias que suelen bloquear su débil deseo de superación.

Eficacia: El ganador se esfuerza por ser eficaz, por lograr algo concreto y medible. Sabe que hacer es poder y va tras sus objetivos con gran enfoque por lo que suele lograr mucho en poco tiempo. El perdedor desea pero no actúa o actúa poco o de manera dispersa. Se dedica a soñar, sin entender que soñar sin actuar es fracasar. Cree que «querer es poder».

Relaciones: Los ganadores suelen ser maestros de las relaciones. Tienen habilidad para vincularse con los demás, lo cual repercute favorablemente en el logro de sus metas. Los perdedores valoran poco las relaciones, se sienten fácilmente amenazados por otros o se relacionan de manera utilitaria y dañan la conexión interpersonal.

Ética: El ganador tiende a la actitud ética. Respeta los valores de los demás y no trata de imponer su forma de ver la vida. Juega limpio, no usa la competencia desleal, y si las cosas salen mal, en vez de intentar vengarse, sabe esperar su momento y confía en que éste llegará. El perdedor no sigue reglas, es pragmático, anárquico y desadaptado, no cree en los ideales y por eso tiene dificultad para sentirse realizado.

Conciencia: Los ganadores tienen alta consciencia de sí mismos, de sus cualidades y defectos, delo que desean y no desean. Se observa y se revisa para poder mejorar. El perdedor no tiene claridad de sus puntos fuertes y débiles, vive del ensayo y error, y no se detiene a revisarse. Se evade del presente con drogas o exceso de trabajo, y camina hacia un futuro incierto, atrapado en ansiedades y dudas.

Aunque esta descripción puede ser generalizada, nos aporta una pista, un paisaje parcial de lo que es la mentalidad contrastante de ganadores y perdedores. Así, podemos usar esta base para la observación y el mejoramiento personal y profesional. Es la forma como abordamos la existencia, la actitud mental y las decisiones que tomamos, lo que marca la diferencia. Somos como nos han hecho, pero también como hemos decidido ser. Gracias por leerme.

About Author

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.